Alberto Contador ofreció este domingo una Rueda de Prensa a los medios internacionales que han acudido al Tour de San Luis. En ella habló de su calendario de primavera y señaló la viabilidad de hacer Giro y Tour en el mismo año con posibilidades de victoria en ambas pruebas.

-¿Cómo te encuentras en estos momentos?

-Con ganas, aunque mi condición física no es realmente buena, voy bastante

más retrasado que otros años, pero quiero que sea así. El Tour de San Luis

me lo plantearé de forma distinta, al menos ese es el objetivo, ir con más

tranquilidad.

-¿Significa eso que vas a contenerte?

-Sí, pero sobre todo porque habrá gente que vaya más fuerte que yo. Me

noto mejor después de una semana aquí, pero no para disputar la victoria

aquí.

-¿Podrías desaprovechar la oportunidad de ganar, si se te presenta?

-No, no lo haría, pero no creo que esté en condiciones de lucha con gente

con más kilómetros en las piernas y con los favoritos locales, que tienen

su gran objetivo en esta carrera.

-Este año empezó con las dudas de obtener la licencia ProTour, ¿cómo has

vivido eso?

-Ha sido un principio de año sin la tranquilidad que me hubiera gustado,

pero es verdad que confiaba en estar en el ProTour porque deportivamente

estamos entre los 4 o 5 primeros equipos del mundo. El equipo se ha

reforzado mucho y se merecía estar.

-¿Cómo son los nuevos fichajes?

-Sobran las palabras. Nos hemos fortalecido mucho para las grandes vueltas

con Rogers, Roche, Kreuziger o Bennati, pero también para las clásicas con

hombres como Breschel. Este año el equipo será competitivo allí donde

esté.

-¿Eso significa menos presión para ti?

-Sí, no tengo la obligación de ganar en todas las carreras, eso me

transmite más tranquilidad, porque un equipo siempre necesita victorias y

tener más alternativas por si tienes una lesión o algún percance.

-¿Cuáles son tus planes para este año?

-Empiezo aquí, en Argentina, y seguiré en Omán, que no conozco, pero que

está subiendo de nivel, y después haré Tirreno, a la que tengo muchas

ganas de ir, para seguir con Criterium Internacional, donde veré las

primeras etapas del Tour, y luego correré País Vasco.

-¿Dónde piensas estar competitivo?

-A partir de Tirreno quiero estar bien, y seguir en Criterium y País

Vasco. En cuanto a correr las clásicas de primavera, hay que decidirlo con

el equipo, pero tenemos más corredores con opciones de victoria y eso me

da más tranquilidad.

¿Te planteas correr dos grandes vueltas este año?

-Existe esa posibilidad, la mejor es hacer Giro-Tour. Este año el Giro se

adapta mejor, es más compatible que otros años, que era durísimo. En

cuanto a la Vuelta, sólo sería posible si no hago el Giro y a expensas de

posibles percances. Y otra razón que me frena es que tenemos otros

corredores en el equipo con opciones de podio, no todo va a ser trabajar

para mí.

-¿Piensas en el Mundial de Florencia?

-Dependerá de si estoy en la Vuelta. Si no, habrá otros mejor preparados

que yo para ir.

-El año pasado ganaste tu primera clásica, la Milán-Turín, ¿te gustaría ganar alguna de las de primavera?

-Claro que me gustaría, ¿a quién no?. Creo que preparándome a conciencia sí

podría conseguirlo, pero tienes que pensar en lo que hipotecas. Para eso

necesito más entrenamiento que para las vueltas por etapas, porque ahí no

cuenta la recuperación, que es mi mejor cualidad. Además de las alergias

de primavera. El único año que las preparé estuve a buen nivel, pero es

muy grande el esfuerzo que me exigen y no son del todo compatibles con el

Tour de Francia.

-¿Puedes hacer una valoración de las declaraciones de Armstrong?

-Ya se ha hablado mucho de esa entrevista, pero lo que dijo no pilló por

sorpresa a nadie. Es duro para la imagen del ciclismo, pero me quedo con

lo que puede ser bueno: tal vez así podremos cerrar este capítulo de esa

década y centrarnos en el presente y el futuro de este bonito deporte.

-Este año tienes una situación mucho mejor que el pasado ¿cómo no has cogido más rápido la forma?

-Mi situación es diferente, de mucha más tranquilidad. En 2012 no sabía

qué iba a pasar. Llevo entrenando desde finales de noviembre y podría

estar ya en forma, aunque con la edad cuesta un poco más. Pero lo que

marca el rendimiento son los compromisos que tengo en esta época con los

viajes, los sponsors o los medios de comunicación. En estos meses tengo

que cumplir con todos y eso es un esfuerzo grande que no me permite hacer

la preparación adecuada. Aquí cada día me encuentro mejor, entrenando con

calor, pero no para disputar.

-En 2011 ganaste el Giro y luego fuiste al Tour, pero fue difícil para ti.

¿Es posible intentar ganar los dos?

-Siempre he preparado el Tour de forma diferente a aquel año cuando he

querido ir a ganarlo, pero no son incompatibles. Hay que tener en cuenta

varios factores. El primero son los recorridos. Este año el Giro es menos

exigente que en 2011, cuando hubo etapas de hasta 6.000 metros de

desnivel. El segundo es el equipo. Si tienes un equipo que te arropa y no

te exige esfuerzos cada día es más sencillo. Y el tercero es saber que vas

a ir al Tour desde el principio. En 2011 no pensaba ir hasta 15 días

antes, cuando el equipo me pidió que fuera,  pero sin la preparación

idónea. Además, influyeron varias circunstancias adversas, como la caída

que me hizo perder más de un minuto nada más empezar. Eso hizo que fuera

al ataque en la primera semana, cuando normalmente te la tomas con

tranquilidad. Y luego tuve dos caídas, una de ellas realmente dura para mi

rodilla. Casi me voy para casa, pero al final continué. Sin todos esos

factores adversos, hubiera estado muy cerca.

-¿Si vas al Giro es para ganar?

-Sí, por supuesto. Con el prestigio que tiene esa carrera no me puedo

plantear otra cosa.

 

Gentileza Prensa Alberto Contador.

 

FOTO