El encuentro se llevó a cabo a las 15:00 en el Salón Blanco y convocó a funcionarios de todos los ministerios, quienes colaborarán en esta nueva iniciativa del Estado, cuyo objetivo es facilitar el acceso a la escritura a para las viviendas adjudicadas hasta el año 2006.

La reunión fue presidida por el ministro de la Vivienda, Eduardo D’Onofrio, acompañado por la titular del Programa Administración de la Vivienda, Silvia Sosa Araujo y el jefe del Programa Regularización Dominial de Viviendas, Eduardo Juriol.

Durante la capacitación se abordaron detalles específicos de la operatoria, con el objetivo de llevar a cabo una tarea que resulte ágil a los ciudadanos. En ese sentido cabe acotar que el plan “Mi casa, mi escritura” se implementará con la modalidad de acudir a los barrios para brindar reuniones informativas y recabar la documentación necesaria para escriturar. Esta labor puntual comenzará este lunes 16 de julio a las 18:00 en la escuela N° 6 “Santa María Eufrasia”, del capitalino barrio Pucará, ocasión en la que los funcionarios explicarán la operatoria a los vecinos de los barrios Estrella del Sur, San Luis XV y Jardín del Sur, iniciándose así un cronograma de trabajo que irá cubriendo los distintos sectores de San Luis.

Además, en pocas semanas la misma labor será replicada en Villa Mercedes y seguidamente en las localidades del interior provincial.

La modalidad de acudir a los barrios fue dispuesta por el gobernador de la Provincia, Claudio Poggi, con el fin de evitar a los ciudadanos tener que trasladarse a oficinas públicas y, en cambio, brindarles una atención personalizada para facilitar el acceso a la escritura.

Al respecto, el ministro de la Vivienda, Eduardo D’Onofrio, explicó que “actualmente estamos dando los últimos retoques para poder transmitirle a los vecinos de San Luis cómo iremos implementando este beneficio, de tal modo que iremos a cada uno de los barrios de todas las localidades de la Provincia, por lo que pido que tengan un poco de paciencia y que a la vez estén atentos para cuando convoquemos a las reuniones, que se realizarán en escuelas o clubes; en tales oportunidades armaremos los legajos para poder escriturar”.

El funcionario destacó que “con esta operatoria, quienes tengan posesión de una vivienda porque la han comprado y aún no pudieron completar el traspaso o la titularidad, éste es el momento para regularizar su situación; mientras que aquellas personas que aún deban algunas cuotas, también éste es el momento para ponerse al día o cancelar y así dejarle un legado documentado a sus hijos”.

D’Onofrio hizo notar que “el costo promedio de una escritura depende del profesional que la haga y del tipo de vivienda, pero oscila en el orden de los $2.500, mientras que con este plan sólo se deberá abonar cinco cuotas de $100 para las viviendas canceladas, ante lo cual hay que reconocer el esfuerzo del Colegio de Escribanos, con el cual firmamos un convenio. Esto redunda en un costo muy accesible que financia la Provincia, por lo que al beneficiario se le va a cobrar después que tenga la escritura junto al impuesto inmobiliario. Para los casos en que aún se esté pagando la casa o haya deudas, se hará una escritura con hipoteca, con un costo de ocho cuotas de $100 que se pagará con la cuota de la vivienda”.

Finalmente, el ministro de la Vivienda recalcó que “nadie deberá pagar ningún gasto de gestoría ni intermediarios, recién lo hará cuando tenga la escritura en su poder, y el abono se realizará junto al impuesto inmobiliario o con la cuota de vivienda. Quiero dejar esto en claro para que los interesados estén atentos y que ningún pícaro les quiera cobrar nada, porque el trámite está totalmente exento de cualquier tasa o sobretasa que se aplica comúnmente a cualquier escritura”.