Protagonizaron la celebración de la fecha patria 18 niños, cada uno de ellos realizó también una promesa individual.

“La bandera argentina debe ser un signo de profunda solidaridad y unión entre nosotros”, fue el mensaje que se les transmitió a los chicos que prometieron la lealtad a la bandera, en la Escuela Pública Digital (EPD), de la Universidad de La Punta (ULP). Además de ejecutar la tradicional promesa, cada uno de los jóvenes compartió con la comunidad escolar una promesa personal.

En homenaje a los chicos que ofrecieron su lealtad a la enseña nacional, que legó el general Manuel Belgrano, compañeros de otros niveles entonaron canciones patrias con bombos, panderetas y guitarras. Fueron 18 los chicos que realizaron su promesa. Cada uno de ellos pasó al frente y expresó sus deseos como habitante del país. Uno de ellos fue Santiago Romero (9), quien manifestó: “Prometo cantar el himno con respeto y respetar a la bandera, siendo buena persona”. En referencia a su declaración, explicó que esto lo va a lograr “estudiando y haciendo caso a los mayores”.

Por su parte, Lucía Gatica (9), prometió “amar, cuidar y respetar a la bandera”. Contó que le gustó mucho compartir con sus compañeros los ensayos y el armado de suvenires que se entregaron al finalizar en acto. Su mamá, Clara Bergone, también dejó su impresión: “Este fue un acto diferente a las escuelas convencionales. Todos los días proponen actividades nuevas, eso nos gusta, por eso la seguimos eligiendo. Es importante que todo sea personalizado, desde la enseñanza hasta las promesas individuales”.

Durante la ceremonia, los chicos pintaron sus manos y las plasmaron de manera simbólica sobre un mural artístico realizado especialmente para la ocasión. El objetivo es que cada promoción que prometa la bandera deje su huella en este muro.

Elina Cutrono, coordinadora pedagógica de la escuela, señaló que la idea es lograr que la bandera los identifique y los comprometa como habitantes argentinos, como ciudadanos. “Tratamos de buscar trascendencia y de hacer una transposición a nuestra época, porque muchas veces la efeméride queda como algo histórico que pasó. Lo importante es lograr una enseñanza de los hechos históricos del país, una situación de aprendizaje; muchos expertos dicen que la conmemoración de una efeméride es una situación de aprendizaje muy significativa y rica para los chicos”, señaló.

Fueron 18 los chicos que realizaron su promesa.