Así lo expresó el subsecretario de Salud Comunitaria del Gobierno Nacional, Guillermo González Prieto, quien destacó que la provincia “a pesar de ser una de las que está por debajo de la media nacional en mortalidad materna e infantil, se propone reducir aún más sus índices actuales y adhiere así al Plan para la Reducción de la Mortalidad Materno Infantil, de la Mujer y la Adolescente”.

En una nota publicada por el Ministerio de Salud de la Nación en su página Web, se destaca el acuerdo al que arribaron los funcionarios de San Luis con sus pares de la Nación a fin de sumar a la provincia al plan para la reducción de la mortalidad materno infantil.

La publicación dice textualmente:

La provincia de San Luis decidió hoy – por el jueves-  convertirse en la décima provincia en sumarse al Plan para la Reducción de la Mortalidad Materno Infantil, de la Mujer y la Adolescente, una iniciativa que impulsa el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Juan Manzur, que propone un trabajo coordinado con las distintas jurisdicciones del país con el objetivo de mejorar los índices de mortalidad materno infantil.

Una delegación de la cartera sanitaria nacional, encabezada por el subsecretario de Salud Comunitaria, Guillermo González Prieto, se reunió esta mañana con el gobernador de San Luis, Claudio Poggi; la ministra de Salud provincial, Teresa Nigra y equipos técnicos de esa repartición, en la que acordaron las principales líneas de acción para trabajar en conjunto.

González Prieto destacó “la predisposición del gobernador Poggi para fijar futuras metas y liderar él mismo el proyecto provincial para disminuir los índices actuales”, al tiempo que agregó que “el mandatario nos adelantó que va a convocar a los prestadores privados provinciales para que también se sumen a la iniciativa y mejoren su desempeño”.

Con respecto a los índices que registra la provincia, González Prieto indicó que “San Luis, a pesar de ser una de las provincias que están por debajo de la media nacional en mortalidad materna e infantil, se propone reducir aún más sus índices actuales y adhiere así al Plan para la Reducción de la Mortalidad Materno Infantil, de la Mujer y la Adolescente”.

Por su parte, la ministra Nigra informó que a principios de julio los equipos de las carteras sanitarias nacional y provincial volverán a reunirse para continuar trabajando en la implementación de políticas  de salud.

En el encuentro, que se llevó a cabo en la sede de la Casa de Gobierno puntana, también estuvo presente la directora Nacional de Maternidad e Infancia, Ana Speranza.

Características del plan nacional

El Plan para la Reducción de la Mortalidad Materno Infantil, de  la Mujer  y  la Adolescente busca reducir la mortalidad infantil (en sus dos componentes: neonatal y postneonatal) y la materna (causada por hemorragia, sepsis, hipertensión y complicaciones post aborto), el embarazo adolescente no planificado, y la incidencia y mortalidad por cáncer cérvico uterino. Para eso, busca focalizar en los procesos de gestión, recursos humanos, insumos e infraestructura que resulten un obstáculo para la correcta atención de la población en cada provincia.

La estrategia se inicia con un acuerdo institucional entre el Ministerio de Salud de  la Nación y el gobernador de cada provincia. Luego del trabajo de diagnóstico y de las propuestas de acciones consensuadas por los equipos nacionales y provinciales, se suscribe un documento en el que se establecen las metas a lograr en cada jurisdicción.

La idea central es realizar un plan de trabajo de acuerdo a la realidad local, es decir, identificando las causales que generan mortalidad materno, infantil, de la mujer y de la adolescente en la provincia de San Luis, teniendo en cuenta su contexto, su geografía, su historia y su situación sanitaria. A partir de allí, se elaborará un plan de trabajo con propuestas concretas. No se trata de “recetas“ homogéneas que se aplican por igual a todas las jurisdicciones, sino que se trata de un marco operativo que aporta Nación en el cual cada provincia elabora sus estrategias y propuestas adecuadas a su coyuntura puntual.

El Plan, que se puso oficialmente en marcha en 2009, actualmente se implementa en las provincias de Chaco, Santiago del Estero, Formosa, Misiones, Jujuy, Entre Ríos, La Rioja, Buenos Aires y Catamarca.

Imagen de la página Web del Ministerio de Salud de la Nación.