Con el golpe contra la montaña y el auto deteriorado en la primera jornada, el panorama no era alentador para Miguel Baldoni, pero el piloto puntano demostró por que es uno de los mejores exponentes argentinos del momento y ganó con absoluta justicia la segunda etapa del Rally de Tucumán, válida por la tercera fecha del argentino.

Baldoni, venció en cinco de las seis pruebas especiales y logró los puntos necesarios para mantenerse arriba en la lucha por el título, ahora el “Coyote Puntano” que se vistió de “Correcaminos” marcha tercero con 71 unidades.

“Sabía que en Tucumán podía aspirar a un triunfo, lamentablemente abandoné el sábado, pero hoy(por ayer) salí a acelerar de arranque y pude ganar la etapa, que no era el objetivo pero sirve para estar en la conversación entre los de arriba”, sentenció Baldoni.

La etapa tiene un valor agregado, ya que ninguno de sus contrincantes se guardó nada, menos Federico Villagra, Marcos Ligato y Juan Gil de Marchi, primero y segundo y tercero en la general. Villagra y Ligato por luchar a la décima cada una de las pruebas especiales hasta el final en función de conseguir la victoria y Gil de Marchi por correr en al patio de su casa, aun así Baldoni no tuvo rivales en la tierra tucumana.

“Ahora llega Catamarca y luego San Luis, dos carreras que me gustan y tengo grandes chances de obtener un triunfo, porque luego vienen rallies que son propicias para los más experimentados, aunque hay que que andar bien en todos lados para poder salir campeón”, sentenció el puntano, que se quedó con ganas de explotar el potencial de su Viuda Negra en la etapa de asfalto.

Baldoni dió clases de manejo en Tucumán.