Las instituciones podrán obtener certificación de calidad ambiental. La propuesta es impulsada por el programa MDL. Consta de tres niveles con distintas actividades. Los certificados tendrán validez anual.

 

La UniversidaddeLa Punta(ULP) lanza la iniciativa “Ecoescuelas, un camino a la certificación ambiental”. La propuesta se impulsa desde el programa Mecanismo Desarrollo Limpio (MDL) y ya se implementa en Escuelas Inteligentes, como los colegios “César Rosales”, de San Martín, “Conrado G. Torres”, de Villa Praga, y “San Agustín”, de la ciudad de San Luis.

“Será la primera vez que las escuelas se certifiquen ambientalmente. La propuesta consta de un trabajo institucional diario, en cuatro temáticas: forestación, eficiencia energética, gestión de residuos y consumo responsable. Luego veremos el progreso de la institución según el trabajo de los chicos”, explicó Claudia Jofré, del equipo de MDL.

Para recibir los certificados, las instituciones deberán superar tres niveles. Cada uno abarcará un cuatrimestre y el certificado alcanzado tendrá validez anual. Al menos debe desarrollarse con el 50% de los alumnos. El primer nivel es pedagógico. En la planificación diaria, las escuelas deberán incorporar las temáticas mencionadas. “Para comenzar, tendrán que enviarnos la planificación y, luego, con una copia de las tareas de los chicos, podremos corroborar que los temas fueron trabajados”, aseguraron de MDL. Las instituciones que trabajen solo tres temas accederán a la certificación y las que trabajen los cuatro recibirán un premio.

Una vez obtenido el primer certificado, pasan al segundo nivel que está enfocado en la gestión. Es decir, las escuelas deberán llevar a la práctica la temática. “En lo referido a gestión energética, pueden hacer campañas de apagado de luz y cambiar las bombillas por lámparas bajo consumo. En forestación pueden medir el consumo energético y, en base a eso, determinar la cantidad de árboles para compensar las emisiones contaminantes de ese consumo. En gestión de residuos pueden hacer la separación y vender el material como vidrio pet, papel y cartón, por ejemplo, o pueden armar compos. En cuanto a consumo responsable se apunta a huertas orgánicas o kioscos saludables”, detalló Jofré.

En la mitad de la carrera ambiental, el tercer nivel está marcado por la relación de la institución escolar con la comunidad. El objetivo es que las escuelas muestren, mediante acciones, las actividades realizadas y el grado de concientización alcanzado, además de establecer relaciones con otras instituciones y organismos. El último nivel de certificación trata de una publicación. “Sobre todo, en estas dos últimas etapas, necesitarán el apoyo de un sponsor, para que puedan acceder a los materiales que necesiten”, dijeron desde MDL.

En cuanto a los premios que podrán recibir las escuelas, Jofré señaló que se han pensado cinco premios diferentes a elección de las instituciones. “Podrán ser artículos de librería certificados ambientalmente, también lámparas de bajo consumo, cestos para la separación de residuos, los árboles para la forestación, y la última opción será una biblioteca y videoteca compuesta con libros y videos ?películas o documentales? de temática ambiental”, puntualizó.